Zika: Ni Demócrata ni Republicano

Cuando el elefante y el burro entran al ruedo, muchas cosas se echan a perder. Y no es cuestión de animales sino de que el choque de fuerzas puede tener consecuencias que, por ahora ni la ciencia puede determinar. 

Por Lucía Navarro

Es lamentable que entre demócratas y republicanos pueda más el “quién tiene más poder” y mi punto va directo al mosquito que transmite el virus Zika.

“Todavía no se puede predecir su alcance ni cuándo podría convertirse en epidemia”, me dice el doctor Elmer Huerta, especialista en salud pública y, si nos enfocamos en los próximos Juegos Olímpicos, podríamos hablar de una ruleta rusa.

Brasil es uno de los 58 países en donde la Organización Mundial de la Salud ha confirmado contagios y, tras la justa deportiva, es altamente probable que aumente el reporte de casos confirmados a nivel mundial.

El virus, transmitido por la picadura del mosquito Aedes Aegypti (responsable también del dengue, Chinkunguña y la fiebre amarilla) tiene cuatro formas de contagio identificadas: picadura, transfusiones de sangre, transmisión a un bebé vía la placenta y la vía sexual, siendo esta la que más   preocupa a la OMS.

Tristemente el 17 de mayo la Casa Blanca anunció su oposición al proyecto HR-5243, presentado por el (R) Hal Rogers, en el que se autoriza a la administración Obama (D) un presupuesto de sólo 622,1 millones de dólares para la investigación sobre el Zika, de los 1,900 millones que solicitó la Casa Blanca. Del dinero aprobado por los legisladores de la Cámara, controlada por republicanos, 352,1 millones de dólares son fondos destinados al brote de ébola de 2014 y 270 son recursos sobrantes del Departamento de Salud.

De las cuatro formas conocidas de contagio de la enfermedad, la que más preocupa es la vía sexual y en hombres específicamente. Sin tratar de inferir que son más o menos responsables que las mujeres en cuanto a la práctica del sexo responsable, la ciencia asegura que ellos son el origen de la transmisión de personas a persona.

“Si bien las mujeres pueden ser contagiadas del Zika si son picadas por un mosquito, la única manera de que contagien a un ser humano es a través de la placenta”, dice Huerta. “De esto ya vemos consecuencias serias en los casos de bebés nacidos con microcefalia luego de que sus madres fueron contagiadas”, agrega.

Al 18 de Mayo de 2016, los (CDC) en Estados Unidos reconocen 544 casos de contagio además de los más de 700 confirmados en los territorios que forman parte del país. Hasta esa fecha, en la misma zona geográfica se tienen 270 casos de mujeres embarazadas contagiadas con el virus, lo que representa por lo menos el mismo número de bebés con microcefalia o enfermedades como el Síndrome de Guillain–Barré, que ataca el sistema nervioso periférico.

Me atrevo a decir que en lo referente al Zika, la política no debería asomar la nariz. El virus no necesita pasaporte para viajar. El contagio de una persona basta para impactar a una sociedad en cualquier parte del planeta. Porque el virus Zika circula libremente por África, las Américas, Asia y el Pacífico y por lo menos hasta ahora, la ciencia no está en la capacidad de determinar cuándo podríamos estar frente a una epidemia, sobre todo porque el 80 por ciento de los contagiados no presentan síntomas”, dice Huerta.

En asuntos de salud pública lo más prudente es no jugar. Que recuerden los políticos que sí no combatimos juntos a la enfermedad del Zika probablemente un bebé en su familia se sume a los cientos que están condenados a vivir con las secuelas de la enfermedad.

Visite: www.lucianavarro.com

Comentarios: seguidoreslucianavarro@gmail.com